Reseña: Aunque llueva fuego, de Beatriz Esteban

Beatriz Esteban | La Galera Young | Realismo mágico | 547 págs | 2018

Aunque llueva fuego es la segunda novela de Beatriz Esteban, una autora muy joven y con mucho talento. Tuve la oportunidad de conocerla en la universidad, cuando unos amigos iban a entrevistarle para un programa de radio. Desde entonces, siempre me había picado la curiosidad leer algo suyo. Y bueno, el que más me llamó la atención fue este. Vamos con la reseña.




Francia, 1955. 

Arielle Larue nació en medio de la guerra y arrastra el caos allá donde va. Su abuela intenta convertirla en la esposa perfecta, pero nada de lo que le enseñe puede frenar el secreto que lleva dentro. Un secreto que acaba causando la peor de las destrucciones. Entonces Arielle es internada en Sainte Geneviève, para su protección y la de los que la rodean. Lo último que ella espera encontrar allí es una nueva familia; que empieza con Jem y sus palabras, con Nathan y sus chistes, con Claire y su miedo. Y que acaba con ella. Una familia que luchará por mantener cueste lo que cueste. Porque vale la pena luchar por aquello que te hace soñar con lo que siempre has temido vivir.





Es difícil explicar con palabras lo que me ha hecho sentir este libro. La pluma de la autora me ha atrapado de una forma bestial y la lectura ha sido una experiencia mágica. Todas sus frases tienen fuerza, sentimiento y sensibilidad. Hacía mucho tiempo que no leía realismo mágico y lo agradezco porque me encanta. Cuando leía las descripciones de la telequinesia: cómo se formaba, lo que provocaba, lo que arrastraba y sus consecuencias, he sentido que leía un libro que habla sobre la ansiedad y la depresión (que por cierto, acabo de mirarlo en la cuenta de Twitter de Beatriz y sí, confirmamos, es una metáfora sobre estas dos enfermedades mentales). Es increíble como sabe mezclar un tema tan delicado y tan real, con la magia.

Por una parte, la ambientación y la atmósfera están más que logradas. Me ha encantando poder imaginarme la ciudad de Toulouse en los años 50, el internado, las cafeterías y el color de las imágenes, anaranjadas.

Por otra parte, uno de los fuertes de Aunque llueva fuego es, sin duda, los personajes. He empatizado muchísimo con Arielle y sus sentimientos, el cómo se siente al no tener un ''hogar'' y el no aprender a perdonarse. Es una persona que ha sufrido muchísimo, que ha visto cómo perdía a sus seres queridos y cargaba con el peso de la culpa. Su relación con Jem se ha convertido en una de mis favoritas dentro de la literatura. Y es que Beatriz construye una sana, a base de amor, admiración, libertad e igualdad (que envidia, ¿dónde hay un Jem, que yo lo vea?). Jem me ha parecido un personaje precioso, de verdad. Desde el primer momento en que ella lo conoce, ya supe que ese muchacho iba a ser especial. Claire y Nathan tampoco se quedan atrás, aunque creo que son un poco más secundarios. Me hubiese gustado conocerlos un poco más, pero son magníficos. En cuanto a los personajes adultos, su abuela me ponía malísima con sus ideales tan conservadores. Pero bueno, era normal en esa época. Y Chardin, un personaje muy oscuro del que no contaré mucho más (pero es interesante).

Por último, quiero comentar también que el ritmo ha sido muy bueno. Ni lento ni rápido. El justo para poder adentrarse en la lectura y comprender a los personajes. Solo ha habido un momento en que sentí que quizá se podían omitir algunas partes, que era a más de la mitad del libro, antes de que comenzara el desenlace. El hecho de que la historia comience por 1959 y que vaya dando saltos entre 1955 y 1959 es un puntazo, porque genera interés y dinamismo.

Creo que esto es todo, seguro que se me olvidan mis cosas y no haya plasmado lo bonito que es este libro. Pero os animo a que le deis una oportunidad, porque seguro que no os defrauda.

Tienes que recordar que, pase lo que pase, vendrán tiempos mejores, y aferrarte a la idea de que lo mejor que te ha pasado todavía no lo has vivido. Recuerda a todas las personas que aún no conoces, todos los lugares que aún no has visto, las risas que no has oído, los besos que no has dado, las baladas que aún te quedan por escuchar. -Cogió aire-. Eres la esperanza de alguien, Arielle
Si te gustan...las historias de amor sanas, el realismo mágico y la Francia de 1950...¡este es tu libro!

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.